CARGANDO

Escribe tu busqueda

Hablemos de Tlaxcala

Si… Tlaxcala sí existe y es la cuna de la Nación

Compartir

Que seria la vida sin el pulque o que hubiera sido sin los ferrocarriles en la época de la Revolución Mexicana, ni se diga los tradicionales festivales como la Huamantlada, de los eventos de las corridas de toros esto y más es Tlaxcala, la ciudad rielera que esta llena de historia y cultura mexicana.

Hoy en día Tlaxcala es considerado el estado más pequeño de la república mexicana con tan solo el 0.2% del territorio nacional, no es nada difícil llegar, lo podrás ubicar en el centro de México, al este de la capital del país a una hora del estado de Puebla, al visitar este estado encontraras una gran riqueza cultural y natural que ha sido poco aprovechada.

Tiene un centro histórico bellamente preservado, con un kiosco en su plaza central y calles arboladas en las que resalta el color lila de sus jacarandas.

¿Cuál es la historia de Tlaxcala?

Muchos mexicanos tienen varias versiones de la historia de los tlaxcaltecas pero lo que realmente pasó, aquí te decimos lo que paso a grandes rasgos. En 1519, Hernán Cortés junto a sus tropas y ya aliados totonacas y cempoaltecas (pueblos indígenas) llegaron desde Veracruz hacia el corazón del Imperio mexica.

En el camino Cortés llegó a encontrarse con un pueblo aguerrido y opuesto a los ideales políticos de los mexicas, los tlaxcaltecas después de grandes batallas y de la intervención de aquel joven principal opositor de los extranjeros, Xicohténcatl, el 18 de Septiembre de ese mismo año, Cortés y su expedición entraron a Tizatlán donde se pactó la alianza.

Así fue como Tlaxcala se fue formando y aunque su existencia se ha puesto en duda no solo por ser el estado más chico del país, sino también porque durante muchos años, se ha considerado como el estado traicionero o por tener un papel poco participativo en la historia de México.

Tlaxcala tardó casi tres décadas en ser reconocido como estado tras la independencia de México, e incluso la primera Constitución (1824) dejó en la indefinición el qué hacer con ese territorio.

No te dejes llevar por las malas historias, tienes que visitar la Cuna de la Noción, pues te vas a encontrar maravillas del Arte Sacro en sus iglesias, una tradición de los productos artesanales como las máscaras de huehues hasta bastones de Tizatlán, conoce las crías de león blanco en el Zoológico del Altiplano.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *